Sernoven-eficiencia-energetica-valencia

Las tarifas más ineficientes del mercado: la 2.1 y la 3.1

En estos años de asesoramiento hemos concluido que acorde a la tarificación del mercado existen 2 tarifas que perjudican al cliente en cuanto al coste, tal como está la normativa en contratación de potencia. Estas son las tarifas 2.1 y 3.1.

Existen muchas empresas que se encuentran en esta situación y también existe la manera de cambiarla, aunque en ningún caso se está exento de un proceso más o menos tedioso con la comercializadora y la distribuidora eléctrica del cliente. Es la comercializadora la que media para realizar el trámite y la distribuidora la que marca los requisitos normalmente acorde a normativa, para que se pueda llevar a cabo el cambio.

En esta noticia nos centraremos en el cambio de 3.1 a 6.1 ya que es el más complejo de ambos y también el que mejores resultados absolutos revierte.

A continuación enumeramos los requisitos mínimos para que no se nos complique la gestión y así podamos obtener un resultado óptimo.

  1. El Centro de Transformación debe ser de potencia superior a 500KVA para que IBERDROLA no exija la construcción de uno nuevo, pues en tal caso la inversión sería demasiado alta y por tanto se lleva consigo la rentabilidad del cambio.
  2. EL consumo es recomendable que sea superior a 1.000.0000 kWh/año
  3. La energía en 6.1A es más barata y la forma de facturar el término de potencia en 6.1A favorece a las empresas con un menor coste, siempre y cuando haya volatilidad en los consumos.
  4. El ahorro en el Término de Energía está en torno a 15.000 € para un consumo como el que hemos comentado anteriormente. El ahorro en el término de potencia depende de la estacionalidad, es decir, de cómo están repartidos los consumos a lo largo de todo el año, pero podemos hablar de entre el 3 y 5%.
  5. Este tipo de cambios aplica a empresas dentro del sector hotelero, así como el sector Hortofrutícola, Comunidades de Regantes, Centros Deportivos y en definitiva cualquier empresa con tarifa 3.1A un consumo anual mínimo de 1GWh/año y una potencia en centro de transformación mínima de 500KVA.

Además de lo anterior, será necesario realizar una serie de pasos y trámites entre los cuales los principales son estos:

  1. Apertura de expediente en la distribuidora.
  2. Recepción de la distribuidora de la carta de condiciones técnico-económicas
  3. Se realizan los pertinentes cambios de medida y a veces en la acometida
  4. Un instalador debe realizar los cambios coordinándose con la distribuidora.
  5. Se cierra el expediente con la distribuidora
  6. En ese momento el CLIENTE firma nuevo contrato en 6.1A con la comercializadora
  7. Solicitud subida que supone el cambio a 6.1A) mediante la comercializadora
  8. Presentación a la comercializadora de la documentación administrativa adicional preceptiva: Boletín Eléctrico, acta de puesta en marcha de CT, etc. esta documentación se envía posteriormente a la distribuidora.
  9. Validación por parte de la Distribuidora, momento en el que se produce el cambio de facto.

Las trabas más importantes con las que nos encontramos se deben fundamentalmente a la lentitud del proceso en general y a los problemas que suele poner la subcontrata de la distribuidora para validar los cambios. Los requisitos que se piden y documentación de boletín, proyecto etc., son insalvables y muchas veces no están disponibles por lo que hay que realizarlos de nuevo.

Todo ello hace que esta actuación solamente sea recomendable llevarla a cambio si el ahorro previsto por ello compensa, estimado este en unos 15.000€ anuales para un consumo de 1 GWh/año. 

En definitiva, se trata de una gestión que requiere conocimiento técnico de las instalaciones, así como del mercado energético, paciencia y muy probablemente algo de inversión, sin embargo revierte en ahorros con el tiempo y por ello resulta rentable. Cabe ponerse en manos de alguien que conozca bien los pasos y ya se haya enfrentado a ello varias veces, para así garantizar un resultado óptimo.

(Visited 21 times, 1 visits today)