Entradas

Sector industrial

El sector industrial, sobrecostes en potencia contratada generalizados

Las industrias requieren de un sistema eléctrico tarifario que se ajuste de manera adecuada al servicio que se esté desempeñando en sus espacios de trabajo. En ocasiones, sin embargo, los sobrecostes en facturas eléctricas a los que se tienen que enfrentar estas empresas suele ser mayor del esperado, debido a que no se ha contratado de forma correcta la potencia eléctrica o porque la tarifa elegida no está optimizada para el consumo real.

Según el balance que ha realizado el Instituto Nacional de Estadística (INE), en relación al consumo energético en la industria española, se puede extraer como conclusión que éste representa un gasto cada vez más significativo en las empresas, sin importar el sector al que nos refiramos. Esto se debe a que el precio de la electricidad pen España no ha dejado de crecer, duplicándose prácticamente del 2005-2019.

El consumo de electricidad de las empresas, de acuerdo con los datos del IDAE, corresponde con más del 65% del consumo eléctrico total. Su importancia, por lo tanto, es vital y por ello se recomienda tener muy en cuenta este coste en el momento de adquirir una nave o comercio para desempeñar una actividad profesional.

Entre las que más porcentaje de suministro gastan, se encuentran la industria metalúrgica a la cabeza, seguido de las empresas del sector alimentario. La medalla de bronce se la lleva el sector químico y farmacéutico. Todas estas empresas podrían ser capaces de regular y moderar su consumo a través de sistemas de gestión energética, reducir sus gastos optimizando la tarifa eléctrica y por supuesto, como ya hemos mencionado en numerosas ocasiones, el valor de la potencia eléctrica contratada para evitar sobrecostes innecesarios.

El ahorro en costes eléctricos por optimización de la potencia eléctrica contratada

En tal caso, la desviación sobre el valor óptimo de la potencia eléctrica contratada en una empresa supone un factor de riesgo en el incremento del coste de la factura eléctrica y cada vez son más empresas que han experimentado un ahorro porcentual en los recibos gracias una pequeña acción como la de ajustarla a las necesidades reales que presenta cada empresa, en función del tipo de tarifa contratada y la demanda horaria de consumo eléctrico de la misma.

La optimización de la potencia eléctrica contratada proporciona ahorros inmediatos sobre la factura eléctrica. En el sector doméstico (<10kW contratados), el cambio se realiza mediante una llamada a la empresa comercializadora de luz, y su coste, en caso de bajada, ronda los 11€. En el momento en el que se activa esta bajada, el usuario puede ahorrar hasta 60€/año por cada kW que reduzca. Para contratos de >15kW de potencia contratada, el cambio puede conllevar adicionalmente gestiones técnicas, además de las administrativas, pero el ahorro en estos casos puede alcanzar varios miles de euros.

Las tarifas eléctricas en las industrias

Se recomienda que antes de seleccionar una determinada tarifa, ya sea por su precio inicial o porque se considera la más adecuada, se consulte a un experto para evitar posibles pérdidas por una mala elección . Los técnicos realizan un estudio energético previo para, a continuación, proponer la opción que mejor se adapta a la realidad o tipología de consumo eléctrico.

Las tarifas de electricidad donde el maxímetro es el valor de referencia suponen un método eficaz para paliar las carencias, ya que sirven para controlar la potencia máxima que se requiere durante un periodo determinado de la actividad que se está desempeñando. Una de las ventajas de este equipo es que proporciona al consumidor la información necesaria para poder optimizar el valor de la potencia eléctrica contratada.

En la actualidad, que una empresa se comprometa al ahorro de energía implica que también se preocupa por el medioambiente, puesto que contribuye, mediante una instalación eficiente, a mitigar los efectos contaminantes que se derivan de un mal uso o sobreexplotación en los recursos.

eficiencia energetica Sector-agroalimentario

Aspectos claves para ahorrar energía en el sector agroalimentario

El sector agroalimentario también puede presentar y aplicar medidas que contribuyan a un ahorro de energía. La industria de alimentación y bebidas se ha afianzado en los últimos años como el campo de mayor generación de empleo y producción en el país. Su favorable evolución durante los últimos años sitúa sus valores económicos por encima del 8% en exportaciones (datos del 2016). No obstante, el gasto eléctrico que generan sus plantas de trabajo puede llegar a causar verdaderas pérdidas monetarias.

Sea el trabajo que sea y la función que desempeñe, los usuarios tienen que buscar la eficiencia energética, esto es, ahorrar en consumo a través de la adquisición de dispositivos y aparatos electrónicos que generen suministro justo y necesario, sin causar pérdidas ni que operen por encima de sus posibilidades; y, por el otro, en consecuencia de los equipos que se disponen, reducir el importe a pagar en las facturas eléctricas del mes.

La eficiencia energética forma parte de una suma de medidas que han establecido las autoridades europeas para mitigar los efectos de la crisis climática irreversible que vive la actualidad a causa de la sobreexplotación de recursos como el petróleo, del cual se produce el  gas propano, entre otros gases licuados que se emplean para el consumo energético del hogar.

eficiencia energética

Recomendaciones para mejorar la eficiencia energética en las granjas

Una de las medidas más recurrentes para mejorar la eficiencia energética en este sector corresponde a la instalación de un buen aislamiento térmico que evite las pérdidas de energía innecesarias. De esta manera, se ahorra en calefacción, el sistema más caro de la factura eléctrica mensual, cuyo importe puede ascender al 50% del total del presupuesto del recibo.

El aislamiento atrapa por completo el calor y enfría las salas en épocas veraniegas. Esto se consigue fortaleciendo las ventanas con forros de aluminio o incorporando un segundo cristal. De este modo, no hay forma de que el aire del interior se escape, sino que se mantiene en el ambiente. Este sistema, además, contribuye al bienestar animal, un factor muy relevante a tener en cuenta que se debe garantizar para operar de manera óptima.

Otro consejo útil resuelve la necesidad de revisar la tarifa eléctrica contratada, con el objetivo de analizar y detectar acciones o sistemas que pueden estar ocasionando un importante desembolso innecesario. En este sentido, las compañías eléctricasdisponen de prestaciones especializadas para cada ocasión: desde naves de trabajo, viviendas, colegios. Sería cuestión de comparar ofertas y actualizar las tarifas para adaptarse a la revolución tecnológica.

Revisar la potencia eléctrica contratada podría contribuir a reducir de manera considerable la factura eléctrica, puesto que en ocasiones se encuentra por encima de nuestras posibilidades. También, mediante el cálculo de los diferentes aparatos que se conectan a la red eléctrica entre el dinero mensual que se paga en un recibo, también se puede determinar si es efectivo el tipo de tarifa que se dispone en el lugar de trabajo y, en caso negativo, orientarla o cambiarla hacia otra que promueva la sostenibilidad y se adapte de manera más eficiente a la labor diaria.

La iluminación supone otro de los problemas, sobre todo en el ámbito agroalimentario. Los operarios suelen trabajar en naves que se encuentran alejadas de las grandes ciudades, como áreas poligonales o en medio del rural. Esto provoca que se trate de lugares oscuros en los que apenas llega el contacto con la luz natural.

Por lo tanto, ya que las bombillas tienen que estar encendidas por horas, se recomienda el uso de la tecnología LED, de baja densidad, y cuya media oscila los 10 años, en comparación con las incandescentes. Su rendimiento puede reducir el 50% de la factura de luz, incluso más.

vivienda sostenible

Viviendas sostenibles ahorran energía desde el primer momento

Apostar por las viviendas sostenibles es la solución a la subida de costes energéticos año tras año y a la necesidad de acometer una rehabilitación energética prematura, cuando vivimos en viviendas convencionales. A la hora de construir viviendas sostenibles el diseño de las instalaciones es fundamental y determina el consumo de energía de las siguientes décadas. El diseño contempla la implantación de sistemas eficientes, pero es casi más importante todo lo que concierne al mantenimiento de la temperatura interior: la capa de estanqueidad, los puentes térmicos, el aislamiento, etc.  El especialista en eficiencia energética revisa la correcta aplicación de las medidas, imprescindible para evitar pérdidas innecesarias de energía a posteriori.

Aunque para el promotor de un proyecto es necesario controlar los costes de construcción, para el propietario de la vivienda son los gastos mensuales los que marcan la diferencia a largo plazo, pues después de unos pocos años las ventajas de un edificio energéticamente optimizado frente a uno convencional son muy notorias. Por tanto, las diferencias en costes entre ambas alternativas se compensan en la mayoría de los casos dentro de los primeros años.

Principales aspectos de planificación

Para planificar un edificio desde la eficiencia energética se empieza por las medidas en la envolvente. Un sistema de control      energético en las viviendas sostenibles proporciona la entrega de energía demandada de forma eficiente. Por otro lado, el uso de energías renovables favorece el balance energético.

A continuación, hacemos un resumen general de los aspectos más importantes para la planificación de viviendas sostenibles:

 Construcción compacta

Se pierde menos energía a través de la envolvente. Un adosado cuenta con menos superficies exteriores que una vivienda aislada. Las viviendas aisladas en cambio tienen que disponer de mejor aislamiento térmico para conseguir la misma calidad energética.

Excelente aislamiento térmico

Una envolvente bien construida eleva el confort de habitabilidad ya que mantiene el calor en invierno dentro y en verano fuera de la casa. El coeficiente U, también llamado coeficiente de transmisión de calor es una medida para indicar la pérdida de transmisión de calor de un componente de construcción. Cuanto menor sea el valor, mayor será el aislamiento. Para conseguir un buen resultado hay que procurar el aislamiento total de las superficies exteriores, incluyendo tejado y sótano.

 Ventanas eficientes

La calidad energética de ventanas ha mejorado mucho en los últimos años. La selección del acristalamiento y el uso de un marco de ventana aislante son fundamentales. Las ventanas de alta calidad no superan el valor total de Uw=1,0 W/m2K.

Evitar puentes térmicos

Los puentes térmicos son puntos de la envolvente dónde a menudo se detectan las mayores pérdidas de calor, lo cual se percibe sustancialmente en el interior de la vivienda, incluso cuando las temperaturas exteriores son moderadas. Este es un problema persistente en el sector de la construcción. Sin embargo, existen hoy en día técnicas para minimizarlos o incluso evitarlos.

Espesor de la envolvente

Un buen acabado debe ser hermético y evitar la penetración de aire húmedo en el interior  que incluso puede conllevar daños estructurales. El “Blower-Door-Test” es una prueba para medir el sellado de las juntas y consiste en crear un vacío de forma artificial para medir la cantidad de aire que entra a través de las juntas en el edificio.

Calefacción de bajo consumo

El sistema de calefacción de las superficies de transferencia de calor tiene que ajustarse según el requerimiento de calor real. Por lo general, para una casa individual optimizada energéticamente una potencia de aproximadamente de 4 a 6 KW debería ser suficiente para abastecer la demanda energética, siendo la climatización la que mayor parte concentra. Se recomienda el uso de sistemas de calefacción de superficie (suelo o pared radiantes), bombas de alta eficiencia así como aplicar un buen aislante en todas las tuberías.

Ventilación confortable

En cuanto a la calidad del aire ambiental y el consumo energético se recomienda el uso de una ventilación mecánica. Los sistemas con recuperación de calor, permite aprovechar el calor que despiden al exterior los equipos en funcionamiento y reducen considerablemente el gasto energético. Además, el mantenimiento periódico es crucial, alarga la vida útil y mejora la eficiencia de los equipos.

Utilizar energías renovables

La energía solar térmica, el biogás, la biomasa o la energía geotérmica son técnicas que se aplican para calefacción y calentamiento de agua en las nuevas construcciones. La solar térmica es obligatoria para edificios de nueva construcción en España y se usa como apoyo para el calentamiento de agua y calefacción. Al igual que esta tecnología, es cada vez más habitual la calefacción alimentada por gránulos de madera conocida como Biomasa.

 

Cada promotor fija sus prioridades en cuanto a la proyección del edificio y medidas de ahorro energético. No existe una propuesta una sola solución energética válida, ya que hoy día existe mucha versatilidad para conseguir el mismo objetivo. Por ello constructoras y arquitectos buscan ingenierías especializadas en eficiencia energética que les asistan en el diseño sostenible tanto en unifamiliares como en edificios de apartamentos de nueva construcción.

Perspectiva en próximos avances

Es evidente que en los últimos años se percibe una tendencia alcista en el sector de arquitectos que apuestan por viviendas sostenibles e inteligentes con sistemas especializados en gestión energética. Asimismo existe una demanda creciente de viviendas eficientes por parte del público extranjero residente en España. En el caso de las viviendas pasivas la demanda energética es tan reducida que casi ni requieren un sistema de calefacción tradicional. De hecho, existen ejemplos donde el sistema de ventilación asume la distribución de calor de manera eficaz y eficiente. Un tema de actualidad en la investigación energética se centra en conseguir edificios de energía cero (EEC), donde el consumo de energía de la red sea casi cero, pero también existen ejemplos de casas que producen incluso más energía de la que consumen. Por parte de la administración pública hay un apoyo evidente fundamentalmente impulsado por la Unión Europea, fomentando la construcción de viviendas sostenibles. Se prevé que todos los edificios nuevos serán  “edificios de energía casi nula” hacia el 2021.

Climatización de edificios – eficiente y ecológico

Hoy en día, un sistema de climatización ecológico es la base para la venta de inmuebles modernos. Las nuevas construcciones tienen que ser proyectadas desde el principio con equipos de climatización no solo ecológicos, sino también bajo los requerimientos de la eficiencia energética. Un sistema de climatización optimizado supone un coste de inversión inicial que se compensará, sin duda, por un consumo de energía y gastos reducidos.

Leer más